Conclusiones tras un eurotrip

Eurotrip 2016

Un eurotrip es un viaje a través de varios países del Viejo Continente donde la mochila, el hostal, el bus o tren y mucha aventura serán ingredientes fundamentales en el desarrollo de la travesía.

Te invito a leer este breve artículo donde muestro el itinerario que llevé a cabo, el presupuesto necesario, el sabor de boca que me dejaron cada una de las paradas, factor humano y lo que volvería y no volvería a hacer.

La maleta bien hecha vuelve con fuerza

Siento haber estado dos meses y medio fuera de onda, probablemente más de lo que estimaba; a pesar de que el viaje por Europa me llevó 33 días, el cansancio, la falta de medios o quizás de tranquilidad para preparar bien el material, así como la llegada de las fechas Navideñas, todo ello ha sido de algún modo un lastre como para sacar nuevos posts.

Ahora sí, pleno de energías y con muchas ganas de desgranar lo que fue mi periplo el pasado mes de noviembre; en el día de hoy a modo introductorio te hago ver una valoración de esta experiencia, mientras que en las próximas semanas iré publicando los informes pertinentes sobre aquellos destinos visitados.

Itinerario

Eurotrip itiner

No fue fácil diseñarlo; primeramente pensé en lo que podía gastar, segundo en las conexiones aéreas y por tierra que tenía desde mi ciudad de residencia, tercero en el aspecto logística para pasar de un sitio a otro y cuarto en lo que la intuición me decía independientemente de que la ciudad pudiese ser finalmente más o menos bonita.

El tiempo era lo que era porque tenía que volver al trabajo y tenía muy claro que algún vuelo había que incluir porque de lo contrario me iba a comer los días regresando mediante un transporte público por tierra.

Mes con tres días con origen y destino Cracovia haciendo las escalas en Budapest, Georgia, Macedonia, Kosovo, Nis, Meteora, Atenas y Eslovaquia.

Presupuesto y documentos

no passport

Salí provisto con mi documento nacional de identidad y el pasaporte en vigor. Estudié las semanas anteriores qué requisitos de entrada eran necesarios y qué fronteras no eran recomendables o simplemente estaban cerradas. Google es un filón y nos chiva prácticamente todo lo que queramos saber. Lo que hace falta es entusiasmo, paciencia y cierta inquietud en lo referente a búsqueda de datos.

En lo meramente económico, decir que mil euros fueron suficientes para cubrir la totalidad de gastos excepto los vuelos Budapest-Kutaisi, Kutaisi-Sofía y Atenas-Bratislava. En pocas líneas, Macedonia y Kosovo me sorprendieron por lo barato que es casi todo; en Georgia si buscas un alojamiento por pocos laris junto a restaurantes que no sean de lujo moviéndote con los minibuses de ruta entonces te saldrá tirado. Ya Grecia y Eslovaquia de barato no tienen nada, lo cual no me sorprende porque ¡vaya qué casualidad, resulta que son naciones donde la moneda de curso legal es el euro!

Puntuación

Ya decía el ex seleccionador Iñaqui Sáez cuando le preguntaron sobre su trabajo en la Eurocopa de Portugal, él ni corto ni perezoso se adjudicó un 7 como nota. En fin, sabiendo que poner un valor a algo no es tan sencillo y con ese cierto tufillo a subjetividad, sumando que fueron estancias de breve periodo; me atrevo a lanzar notas entre las ciudades y países vistos:

eurotrip aprobación

Budapest (8)- Majestuosa y dejada en varios sentidos. Si quieren ser ciudad olímpica en 2024 ya pueden empezar a hacer los deberes.

Georgia (7)- Naturaleza, centros religiosos y un turismo alejado de los destinos más masificados. Ni me emocionó la gastronomía ni Tiflis, la ciudad del coche y el teleférico.

Macedonia (6,5)- Acogedora la localidad de Ohrid, un perfecto balcón al enorme lago del mismo nombre. Skopje es extraña y Bitola me decepcionó a pesar de los yacimientos arqueológicos.

Kosovo (7,5)- Pristina es lo de más feo que haya jamás conocido mientras que el monasterio de Gracanica y Prizren me encantaron. Me sentí muy a gusto de principio a fin.

Nis (5)- Esta ciudad serbia pasa el corte por los pelos; escasa información de los recursos turísticos y poco ambiente. Belgrado y Novi Sad las superan con amplio margen.

Meteora (9)- Aún no tengo palabras para describir esa maravilla entorno a la ciudad de Kalambaka. Tríkala otra ciudad simpática a poca distancia.

Atenas (6,5)- Tuve mala suerte por los diluvios que no cesaron en las fechas; la historia de la capital griega es apasionante y el caos que reina de impresión.

Bratislava (7,5)- Gran recuerdo, quizás por ser ya el período de los mercados navideños, con ese ambiente especial y algo de nieve. Muy cuca la capital eslovaca.

Trencin (5)- Aquí estaban instalando el mercado; apenas una calle principal bastante pintoresca y en lo alto un castillo que más llamaba desde la distancia.

Nitra (6,5)- Ciudad de estudiantes donde se asienta una antigua fortaleza hoy reconvertida en templo religioso. Pequeñita pero agradable; varios son los bares donde la cerveza y el licor slivovica no faltan.

Factor humano

bliuzo-naktys-2013

Por simpatía y sentir un carácter cercano me quedo con los griegos; siempre atentos, me gustó ese detalle de colocar gratis una jarra de agua en tu mesa dentro del restaurante. Alguno hasta me invitó al postre, que por cierto no me tocó el famoso yogurt con nueces. También muy agradables fueron en Macedonia, sobre todo los taxistas, y en Kosovo, como el dueño de la casa de huéspedes en Prizren; sin dejar de lado al equipo del Hostel Blues en Bratislava, sencillamente increíble.

Atizo a buena parte de los que se cruzaron en mi camino en Hungría, desde luego una sonrisa no es su fuerte. En cuanto a Georgia, estuve desubicado porque apenas me entendía con mis interlocutores; eran mis compañeros de viaje los que recurrían a la lengua rusa para entendernos con los residentes de la nación caucásica. De todas formas sí me percaté de que hubo varios georgianos que mostraron gran interés para que nos sintiésemos como en casa.

Haría y no volvería a hacer

Muy sencillo, no volveré a hacer un viaje de mochilero tan largo; o si lo hiciese reduciría el número de lugares a visitar. El salir a conocer sitios no puede ser sinónimo de una competición y sobre todo en Georgia sí que me dio esa impresión.

Me ha gustado y tomo nota para otra ocasión recurrir de vez en cuando a la modalidad de alojamiento Airbnb. También me ha encantado viajar buena parte sólo y hacerlo en temporada baja cuando uno se siente un verdadero viajero y no un turista más. No me convence nada ponerme en ruta en pleno julio o agosto. Fundamental y eso repetiré, marcar como favoritos en el google maps del teléfono los puntos donde me alojo, donde comer, estaciones y monumentos o sitios de interés. Bastante más cómodo que orientarte por el megaplano que te facilitan en la oficina de turismo.

Eurotrip megamapa

Innegociable, viajar sólo o como mucho con otras dos personas afines. Durante una semana de los 33 días fuimos cinco las personas viajando juntas en un coche alquilado y siendo sincero esto no me moló.

Y sí que haría una y mil veces disfrutar de ciertos lugares únicos en el mundo como aquella estampa de las formaciones rocosas donde se asientan los monasterios en Meteora.

Nunca volveré a fiarme de un conductor que hace una parada en la ruta para estirar las piernas o ir al baño. Uno no me dejó tirado en medio de la nada de puro milagro.

¡Hasta dentro de unos días, os espero en La maleta bien hecha!

5

33 días sabáticos

img-20160923-wa0014

Fue en una de aquellas tardes que pasé en una playa cercana a la famosa Malagueta, en la capital de la Costa del Sol, cuando empecé a escribir contenido del menú fijo de este blog. Algunas líneas estaban dedicadas al año sabático, un período desde mi punto de vista imprescindible y que debería ser parte esencial de nuestro libro existencial. Si quieres leer sobre aquello pulsa en este espacio coloreado.

Es posible que esto de año sabático suene a algo lejano, tabú, imposible, improductivo o como queramos describirlo. Y calificarlo así es erróneo; puede que sea la opción a la vuelta de la esquina que nos cargue las pilas. Fuente de inspiración, de reciclaje, toma de aire puro y el impulso definitivo para agarrar un rumbo que pensábamos tener perdido.

Sigue leyendo

Voluntariado en el extranjero

 voluntariado-work-away2

Una de las espinas que tengo clavada aún es la de no haber participado en algún programa de voluntariado en el extranjero. EVS (European Voluntary Service), multitud de programas y actividades fuera para gente joven hasta los 30 años.

Lamentablemente ya quedo excluido de ese grupo, aunque joven sigo y seguiré considerándome una persona con enorme espíritu juvenil. La edad no debe ser nunca traba para ser un aventurero y catador de experiencias que ayuden a la evolución personal.

Sigue leyendo

Cambio de dinero, ¡Qué no te tomen el pelo!

img_2748

El cambio de dinero, es decir, vender tu divisa a un agente, ya sea el banco, el hotel, la típica oficina de cambio o incluso hasta tiendas de joyas; ello puede causarte un dolor de jaqueca bastante grande; aunque el mayor sufrimiento podría ser para tu bolsillo si no buscas el lugar adecuado.

Una de las singularidades de viajar es el hecho de tener que hacerte de otra moneda diferente; de aquella de curso legal en el país de destino. Si bien es cierto que con el euro nos hemos acomodado y hemos perdido aquella vieja y obligatoria práctica de cambiar cuando salíamos a un país extranjero, lo que es evidente es que el peaje a abonar ha sido muy caro.

Sigue leyendo

Un viaje superior

20140414_131503

Notas sobre algunos destinos, ya sean más o menos conocidos, en memoria de un ser que ha dejado una gran huella. Desde Alcalá de Henares a Kastoria pasando por Japón.

Si alguien sabía hacer bien la maleta, esta persona era mi abuelo, a quien le dedico este artículo y el recuerdo más sentido.

Sigue leyendo

Charleroi y su museo de la fotografía

20131001_114637

Es normal que cuando veamos un vuelo barato a Charleroi nos preguntemos si allí hay algo interesante que ver e incluso estemos despistados acerca de dónde queda tal localidad.

No tuve que tirar del mapa geográfico la primera vez que reservé un vuelo hasta allí porque sabía por el fútbol que era uno de los combinados que competían en la liga de Bélgica. Pero al margen de ello, nada había oído sobre el lugar.

Precisamente Charleroi no es la maravilla mundial; de hecho si me tengo que mojar diría que es de las metrópolis más grises y feas que he conocido. Pero aún así, hay una visita de gran interés, su excelente museo de la fotografía.

Sigue leyendo

7 sitios donde no ir en agosto

7 sitios agosto

Agosto sé que es el mes en el que la mayoría de las personas tienen el semáforo verde para salir casi disparados hacia algún punto donde repostar y tomar unas energías necesarias para los exigentes meses próximos.

Hay destinos en los cuales uno se pelea por el metro cuadrado de playa, por una mesa de una terraza, por una plaza de parking y un largo etcétera. ¿Eso nos genera un estado placentero? Al menos para mí no.

Sigue leyendo

Menorca, una isla que enamora

IMG_7663

Cada vez huyo más de las concentraciones y de los lugares que han sido disturbados en gran parte por el ser humano.

La isla de Menorca es de esos lugares con un encanto en el amplio sentido de la palabra, donde poder perderse en algún camino casi vacío o darse un chapuzón tranquilamente sin tener que tomar precauciones por si chocas con otro nadador.

Hace unos tres meses vi una película muy simpática y de escaso presupuesto llamada “Isla bonita”, justamente rodada en esta ínsula, y ello me animó a escribir algunas líneas sobre el excepcional tesoro.

Sigue leyendo

Festival Opener

20160629_185445

Aún molesto por lo que fue un evento escandalosamente mal organizado en los últimos días de junio.

No me extrañó en absoluto ver en el tren de regreso a Cracovia a más de una persona portando la pulsera de acceso de 4 días a los conciertos cuando aún restaban por celebrarse la mitad.

El Festival Opener de Gdynia, un certamen musical referente en Polonia, al cual ya le pongo una cruz bien marcada. ¡Primera y última vez!

Sigue leyendo

Zakopane, paraíso en Polonia

20160423_142700

Para los amantes de la naturaleza y los paisajes de montaña es Zakopane un lugar idílico, especialmente fuera de los meses de temporada alta.

El pueblo tiene su encanto, pero es especialmente el entorno que lo rodea, ese ambiente montañero y una buena gastronomía lo que sirve de verdadero reclamo al viajero.

Sigue leyendo