Cambio de dinero, ¡Qué no te tomen el pelo!

img_2748

El cambio de dinero, es decir, vender tu divisa a un agente, ya sea el banco, el hotel, la típica oficina de cambio o incluso hasta tiendas de joyas; ello puede causarte un dolor de jaqueca bastante grande; aunque el mayor sufrimiento podría ser para tu bolsillo si no buscas el lugar adecuado.

Una de las singularidades de viajar es el hecho de tener que hacerte de otra moneda diferente; de aquella de curso legal en el país de destino. Si bien es cierto que con el euro nos hemos acomodado y hemos perdido aquella vieja y obligatoria práctica de cambiar cuando salíamos a un país extranjero, lo que es evidente es que el peaje a abonar ha sido muy caro.

Para mí el euro ha sido un enorme patinazo, una engañifa en toda regla donde los que hemos salido perdiendo hemos sido la mayoría de los ciudadanos.

Si uno quiere sentirse con cierta capacidad adquisitiva; y cómo no en lo relacionado a los viajes; explorar territorios vírgenes o no tan vírgenes donde no se utiliza la moneda del marco común europeo es una opción fantástica.

20140521_191022

Me refiero a por ejemplo visitar en lo que es el viejo continente Rumanía, Armenia, Serbia, Polonia, etc. Son de los que cumplen aquella fórmula mágica de las tres bes, es decir, bueno, bonito y barato.

Pero ojo, porque aunque al hacer cambio en estos lugares nos vamos a sentir ricos por unos días; conviene tomar precauciones y no cambiar en la primera oficina por la que pasemos. La mala elección de la sucursal de aquella operación puede significarnos la pérdida de unos cuantos euros. 

En el vídeo que encontrarás al final del artículo comento todo esto.

Pautas a seguir cuando vayamos a un país donde usen otra moneda a la nuestra:

No cambiar en tu país de origen ni tampoco en el aeropuerto de destino.

El mismo día que salgas mira en páginas de internet con información fidedigna y actualizada a cómo está el cambio.

Utilizar las máquinas del transporte público para desplazarte del aeropuerto a la ciudad en los casos que admitan pago con tarjeta de crédito a la hora de adquirir el billete.

Es bueno mirar antes desde tu casa las páginas web de las empresas de transporte que hacen ese itinerario y comprobar si on line se puede adquirir el ticket. Recientemente así lo hice para ir desde Skavsta a Estocolmo y así no tuve que cambiar nada en el aeropuerto, con el consabido robo.

No te dirijas a las oficinas de las calles más comerciales o aquella plaza principal; indaga un poco y contrasta tarifas.

No tengas miedo cuando entres en el establecimiento de preguntar si hay además una comisión. La mayoría ya no te hacen un recargo pero por si las moscas asegúrate. Suele estar advertido en los mismos paneles informativos.

Donde no haya información visible y muy clara con las cifras desecha tal opción.

En el cartel debe indicar el valor de compra (we buy) y el de venta (we sell); tomando como el dato válido el de la izquierda (compra). Y es que en realidad esa oficina te está comprando el euro, esto debes tenerlo muy claro. Ejemplo: Si vas a Suecia y el cambio oficial está a 9,40 coronas el euro y en un lugar te lo compran a 9,25 y en otro a 9,30; ya sabes, elige éste segundo porque te sale mejor; eso sí, siempre que no haya una comisión extra.

Independientemente de que quieras hacerlo un domingo, día de festivo o a una hora algo tardía; eso no es motivo para que te vayan a dar un palo. En Cracovia por ejemplo tienes en la Galería Krakowska, en la planta superior junto al gran Carrefour un kantor (oficina de cambio) que resulta bastante bueno. Cierran a las 10 de la noche y hasta en días no laborables abren.

No viajes sólo con tarjeta; ya que en algunos sitios puede que no admitan o que no les funcione la máquina; además para pequeñas cosas, tipo el consumo de una cerveza en un bar es más adecuado disponer de efectivo.

cambios-de-div

Tampoco recomiendo sacar dinero del cajero en el extranjero porque casi siempre sufrimos comisiones mínimas de un 7%.

Si no sabes cuánto llevarte; agarra una hoja y haz previsiones. Puedes ir cambiando poco a poco; no es necesario que ya el primer día cambies una barbaridad. Luego puedes ir jugando un poco con la tarjeta para pagar en algunos lugares; aunque eso sí sin abusar porque una pequeña cantidad sí que nos recargan. En definitiva, cuanto más tiremos de efectivo y cambiemos periódicamente en unas cuantas oficinas donde la oferta sí que es buena, a la larga de ese modo poco perderemos.

Generalmente por cambiar 100 euros un cambio bueno puede ser el que nos suponga una pérdida del 1% y hasta menos incluso. Si por ejemplo el zloty está oficialmente a 4,33 y en la oficina nos lo compran a 4,28; al darles 100 euros ellos nos ofrecerían 428; realmente tendría que ser sin intermediarios a 433; por lo tanto perdemos 5 zlotys que es lo que gana ese agente; en realidad hablamos de un euro con unos pocos céntimos; podríamos valorar de buena esta transacción con este sencillo ejemplo.

5

 

 

 

Un viaje superior

20140414_131503

Notas sobre algunos destinos, ya sean más o menos conocidos, en memoria de un ser que ha dejado una gran huella. Desde Alcalá de Henares a Kastoria pasando por Japón.

Si alguien sabía hacer bien la maleta, esta persona era mi abuelo, a quien le dedico este artículo y el recuerdo más sentido.

Sigue leyendo

Charleroi y su museo de la fotografía

20131001_114637

Es normal que cuando veamos un vuelo barato a Charleroi nos preguntemos si allí hay algo interesante que ver e incluso estemos despistados acerca de dónde queda tal localidad.

No tuve que tirar del mapa geográfico la primera vez que reservé un vuelo hasta allí porque sabía por el fútbol que era uno de los combinados que competían en la liga de Bélgica. Pero al margen de ello, nada había oído sobre el lugar.

Precisamente Charleroi no es la maravilla mundial; de hecho si me tengo que mojar diría que es de las metrópolis más grises y feas que he conocido. Pero aún así, hay una visita de gran interés, su excelente museo de la fotografía.

Sigue leyendo

7 sitios donde no ir en agosto

7 sitios agosto

Agosto sé que es el mes en el que la mayoría de las personas tienen el semáforo verde para salir casi disparados hacia algún punto donde repostar y tomar unas energías necesarias para los exigentes meses próximos.

Hay destinos en los cuales uno se pelea por el metro cuadrado de playa, por una mesa de una terraza, por una plaza de parking y un largo etcétera. ¿Eso nos genera un estado placentero? Al menos para mí no.

Sigue leyendo

Menorca, una isla que enamora

IMG_7663

Cada vez huyo más de las concentraciones y de los lugares que han sido disturbados en gran parte por el ser humano.

La isla de Menorca es de esos lugares con un encanto en el amplio sentido de la palabra, donde poder perderse en algún camino casi vacío o darse un chapuzón tranquilamente sin tener que tomar precauciones por si chocas con otro nadador.

Hace unos tres meses vi una película muy simpática y de escaso presupuesto llamada “Isla bonita”, justamente rodada en esta ínsula, y ello me animó a escribir algunas líneas sobre el excepcional tesoro.

Sigue leyendo

Festival Opener

20160629_185445

Aún molesto por lo que fue un evento escandalosamente mal organizado en los últimos días de junio.

No me extrañó en absoluto ver en el tren de regreso a Cracovia a más de una persona portando la pulsera de acceso de 4 días a los conciertos cuando aún restaban por celebrarse la mitad.

El Festival Opener de Gdynia, un certamen musical referente en Polonia, al cual ya le pongo una cruz bien marcada. ¡Primera y última vez!

Sigue leyendo

Zakopane, paraíso en Polonia

20160423_142700

Para los amantes de la naturaleza y los paisajes de montaña es Zakopane un lugar idílico, especialmente fuera de los meses de temporada alta.

El pueblo tiene su encanto, pero es especialmente el entorno que lo rodea, ese ambiente montañero y una buena gastronomía lo que sirve de verdadero reclamo al viajero.

Sigue leyendo

Ciudades a vista de pájaro

20160601_204849

Cuando conozco una ciudad me encanta callejear por ella, saborear su gastronomía local y subir a los puntos panorámicos. En este punto voy a detenerme, mostrándote aquellos balcones privilegiados en los que he tenido la suerte de observar bien la estampa. Ciudades a vista de pájaro.

Hong Kong, Split, Tesalónica, Riga, Macao, torre de la televisión de Vilnius, Ereván, Bratislava, Firenze, Roma, Budapest, Praga, Granada…

También recuerdo con nostalgia aquella noria tan vetusta en el parque de atracciones del Prater en Viena.

Sigue leyendo

Viajando se huye de la zona de confort

20160413_132451

Maldita zona de confort, parece que viniese impuesta por todo lo que nos rodea, ya sea nuestro círculo familiar, amistades…..la sociedad en general.

Infinitas veces por temores irracionales, por recomendaciones fuera de lugar, por motivos ilógicos aunque queramos creer que tienen algún fundamento.

Una de las mejores formas de escapar de esa burbuja de la comodidad es encender el ordenador, buscar un vuelo que se ajuste a nuestro presupuesto, no pensarlo dos veces y a comprar el billete.

Sigue leyendo

Festival Sziget

Sziget

El verano no es sólo sinónimo de sol y playa, también lo es de festivales como Sziget. Éste es uno de los auténticos referentes en la escena festivalera a nivel mundial. Un evento de largo recorrido, desde aquel pistoletazo de salida en el 93.

Por unos días Budapest se convierte en un gran escaparate, compartiendo este año por aquellas fechas protagonismo con Río de Janeiro, donde se celebrará otro de los eventos más esperados, los Juegos Olímpicos.

Conoce conmigo uno de los certámenes musicales más populares en una de las ciudades más hermosas.

Sigue leyendo